Categorías
Artículos Asia Oriental Japón Política

Guía para las elecciones generales japonesas de 2021

Llegando las elecciones generales japonesas ya este domingo 31 de octubre de 2021, trataremos de explicar todas las claves para entenderlas, cómo funciona el sistema político del país y qué debemos plantearnos en este contexto de cara al futuro de Japón.

En esta pequeña guía se tratarán de explicar las claves de las elecciones generales japonesas y cómo funciona el sistema político del país, cómo se elige al nuevo primer ministro y cuáles son los principales partidos y los candidatos que postulan para este puesto.

Las elecciones generales que se celebran este domingo 31 de octubre en Japón van a ser fundamentales para el futuro del país. El gobierno que surja de los comicios tendrá que lidiar con la gestión de la pandemia y, sobre todo, liderar la recuperación económica en la era post COVID-19 en un país en el que ha habido unos graves problemas de estancamiento económico desde los años 90.

Precisamente, el anterior primer ministro japonés, Yoshihide Suga —del Partido Liberal Democrático (PLD)—, se ganó una gran impopularidad por su gestión de la pandemia con hechos como la negativa a suspender los Juegos Olímpicos celebrados en la ciudad de Tokio durante el anterior verano. En una encuesta realizada en mayo en Japón, el 83% apoyaba la cancelación de los Juegos. Unido al bajo ritmo de vacunación contra la COVID-19 en el país en comparación con otras economías avanzadas, la popularidad de Suga bajó hasta un 34% de aprobación en julio de 2021, siendo la cifra más baja para un primer ministro japonés en nueve años. Esta impopularidad llegó a un punto de no retorno, lo que hizo que Suga tomara la decisión de no presentarse a un nuevo mandato.

El gobierno surgido de los comicios también será fundamental para el desarrollo de la política exterior japonesa, pues en el contexto de la creciente competición sinoestadounidense en el Indo-Pacífico y la permanente cuestión norcoreana, será clave las relaciones que el nuevo ejecutivo desarrolle con Estados Unidos, China y otros actores regionales clave como Corea del Sur o incluso la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático).

Fumio Kishida: retos, objetivos y expectativas del nuevo PM japonés

Fumio Kishida, con una amplia trayectoria en los sucesivos gobiernos del PLD en Japón, será el sustituto de Yoshihide Suga tras renunciar éste a presentarse a las elecciones del 31 de octubre. Uno de los puntos centrales de su gabinete será la política exterior, cuyos ejes centrales serán las relaciones con EE. UU., China y Corea del Sur.

¿Cómo funciona el sistema político japonés?

La Constitución de Japón, que entró en vigor en el año 1947, se basa en los principios de soberanía popular, respeto a los fundamentos de los derechos humanos y la defensa de la paz. Este último principio, proyectado en el artículo 9, establece la renuncia voluntaria al uso de la guerra y la violencia como instrumento de política exterior, lo que forzó que Japón solo cuente con unas fuerzas armadas limitadas a la autodefensa del país. A pesar que durante los últimos años se ha establecido un debate —principalmente a partir del ex primer ministro Shinzo Abe— para cambiar este principio, por el momento, sigue vigente.

Respecto al sistema político que se adoptó entonces, se optó por una monarquía parlamentaria en el que se establece una separación de poderes: legislativo, ejecutivo y judicial. El emperador, que hasta entonces era la encarnación de toda autoridad soberana, pasó a tener un puesto simbólico. Así, pasó a ser «el símbolo del Estado y de la unidad del pueblo», siendo sus funciones las de nombrar al primer ministro —basándose en el nombramiento de la Dieta— y al juez principal de la Corte Suprema —basándose en el nombramiento del Ejecutivo—, y realiza actos según lo dispuesto en la Constitución junto con el asesoramiento y la aprobación del Ejecutivo como la convocatoria de sesiones en la Dieta o la promulgación de leyes y tratados. Asimismo, también desempeña funciones de diplomacia —ejerciendo la familia imperial como diplomáticos en las visitas al extranjero—, y reciben a diplomáticos de alto perfil e invitados del extranjero.

Respecto al poder judicial, la Constitución japonesa estipula la independencia de los jueces. La Corte Suprema se sitúa en la cima del sistema judicial, siendo el único tribunal mencionado dentro de la Constitución, por lo que el resto de los tribunales dependen de la legislación ordinaria. Esta Corte está compuesta por quince miembros y está encabezada por el Presidente, designado por el emperador tras la propuesta del Gabinete. Los 14 miembros restantes son designados por el Gabinete y posteriormente confirmados por el emperador. La Corte Suprema no es un tribunal constitucional, por lo que, en última instancia, es un tribunal con facultades de revisión judicial que se ocupa de las apelaciones que surjan de las disputas.

Sede de la Corte Suprema de Japón en Tokio.

El poder legislativo corresponde a la Dieta Nacional (国会 kokkai), un parlamento bicameral elegido por sufragio universal que está compuesto por la Cámara de los Representantes (衆議院 Shūgiin) —la cámara baja— y la Cámara de Consejeros (参議院 Sangiin) —la cámara alta—.

La Cámara de los Representantes consta de 465 miembros y son elegidos para períodos de cuatro años. 289 miembros son elegidos directamente por los distritos electorales —circunscripción uninominal—, mientras que 176 son elegidos por representación proporcional. Por su parte, la Cámara de Consejeros está compuesta por 245 miembros elegidos por un período de seis años, aunque cada tres años es renovada la mitad de la Cámara.

Cámara de Representantes de Japón

Aunque ambas cámaras comparten poderes legislativos, la Cámara baja prevalece sobre la alta, ya que puede convertir un proyecto de ley rechazado por la Cámara Alta en ley con una mayoría de dos tercios. También tiene la facultad de adoptar la decisión final sobre el presupuesto nacional y sobre la aprobación de tratados internacionales.

El poder ejecutivo recae en el Gabinete, encabezado por el primer ministro, cuyo liderazgo se fortaleció con la reforma introducida en 2001 para, entre otros objetivos, fortalecer el liderazgo político de éste sobre una burocracia nacional que históricamente ha sido muy fuerte. El primer ministro es elegido por la Dieta entre sus miembros —es decir, los electores no eligen directamente al primer ministro y, normalmente, corresponde su elección al partido con mayoría en la Dieta—. Por otro lado, es el primer ministro quien nombra (y destituye) a los ministros —que deben ser en su mayoría miembros de la Dieta—. Actualmente, el número máximo de ministros está fijado en 14, aunque en situaciones especiales, el primer ministro puede nombrar tres más.

El Kantei, residencia oficial del primer ministro japonés.

La actual composición de la Cámara de los Representantes

Fuente: Wikipedia
En negrita los partidos que componen el gobierno.

¿Cuáles son los principales partidos partidos políticos en Japón?

El Partido Liberal Democrático (PLD) (自由民主党 Jiyū-Minshutō) es el principal partido político del país. Desde su fundación en 1955, ha gobernado prácticamente de forma ininterrumpida el país a excepción de dos periodos: 1993-1994 y 2009-2012. El PLD es de carácter conservador y su éxito se fundamenta principalmente en las zonas rurales. Tiene una visión liberal de la economía y apuesta en política exterior por una fuerte alianza con Estados Unidos. En los tiempos recientes, en este partido ha destacado la figura de Shinzo Abe, que se convirtió en el primer ministro más longevo en el cargo desde el establecimiento del nuevo Japón tras la Segunda Guerra Mundial. Tras su renuncia por cuestiones de salud en agosto de 2020, le sustituyó en el cargo Yoshihide Suga, quien tras sus problemas de impopularidad se retiró de la carrera por el liderazgo del partido, con la que se ha hecho, recientemente, Fumio Kishida, elegido en la convención del PLD en septiembre de 2021.

Fumio Kishida (PLD)

Apuesta por el incremento salarial y una política económica basada en las líneas principales del «Abenomics»: política fiscal flexible y política monetaria expansiva.

En materia de política exterior, apuesta por el fortalecimiento de la alianza entre EE. UU. y Japón.

El principal partido de la oposición es el Partido Democrático Constitucional (PDC) (立憲民主党 Rikken Minshutō), un partido de corte progresista que fue creado por Yukio Edano —y preside desde entonces— tras la disolución del Partido Demócrata en las elecciones del año 2017. En septiembre de 2020, se fusionó con el segundo partido de oposición más grande: el Partido Demócrata por el Pueblo (PDP).

Yukio Edano (PDC)

Apuesta por una sociedad inclusiva y libre de discriminación, además de una economía sostenible y un mayor número de servicios sociales.

En materia de política exterior, apuesta por el pacifismo recogido en el artículo 9 de la Constitución, además de la revisión del Tratado de seguridad entre EE. UU. y Japón.

El Komeito (公 明 党) es un partido de corte centrista y se asocia normalmente con el movimiento budista Sokka Gakkai (創価学会). Con una ideología eminentemente nacionalista, este partido ha estado dirigido desde el año 2009 por Natsuo Yamaguchi y ha sido el socio menor en la coalición liderada por el PLD desde el año 2012.

Natsuo Yamaguchi (Komeito)

Entre sus principales propuestas destaca la reducción de los salarios de los legisladores en un 10% y la ampliación de los servicios sociales para las personas mayores.

En materia de política exterior, a pesar de su apuesta tradicional por la eliminación de las armas nucleares y el conflicto en general, tuvo un papel importante en el apoyo a la remilitarización del país propulsada por Shinzo Abe.

El Partido de Innovación Japonés (日本 維新 の 会, Nippon Ishin no Kai) tiene una especial fuerza en Osaka —tercera ciudad más grande de Japón—. El alcalde de Osaka, Matsui Ichirō, ha sido su presidente desde 2015, aunque comparte actualmente co-liderazgo con Toranosuke Katayama desde agosto de 2016. Es un partido de corte conservador y neoliberal.

Toranosuke Katayama (PIJ)

En política interior, este partido apuesta por la reforma de la estructura estatal hacia un sistema más federal, es decir, por un mayor poder de los gobiernos locales. Además, defiende la preservación de los valores tradicionales y la cultura japonesas, de la mano de un revisionismo histórico.

Por último, el Partido Comunista de Japón (PCJ) (日本共産党 Nihon Kyōsantō) también tiene una importante presencia histórica en la Dieta Nacional japonesa. Fundado en 1922, aunque fue un movimiento prominentemente clandestino hasta después de la Segunda Guerra Mundial, tuvo una pérdida de apoyo tras el estallido de la Guerra de Corea en 1950. La moderación de sus políticas bajo el liderazgo de Nosaka Sanzo y Miyamoto Kenji a finales de los años 50 y, principalmente en los años 60, permitió la recuperación del apoyo popular, aunque siempre se ha mantenido esta limitada. Actualmente está liderado por Kazuo Shii, que preside el partido desde el año 2000.

Kazuo Shii (PCJ)

Promueve la transformación socialista de la economía y la finalización del Tratado de Seguridad entre EE. UU. y Japón, además de la retirada completa de las tropas estadounidenses del país.

¿Qué dicen las encuestas?

Las encuestas actuales señalan un descenso en el apoyo al Partido Liberal Democrático (PLD) —en gran parte debido a la continuidad que supone la figura de Fumio Kishida y la decepción existente en la sociedad japonesa respecto a la gestión de la pandemia—, aunque se espera que una coalición formada por el PLD y Komeito sea suficiente para mantener la mayoría.

Según una de las últimas encuestas publicadas por el medio japonés Asahi Shimbun, el apoyo al PLD se redujo en 3 puntos —del 41 al 38— frente a la anterior encuesta, subiendo el Komeito del 5 al 7 por ciento. El Partido Constitucional Democrático se mantuvo en el 13%. Por otro lado, la encuesta de Kyodo News, realizada entre los días 16 y 17 de octubre, señala que el partido más votado sería el PLD con un 29,6%. El PCD obtendría un 9,7%, el PCJ un 4,7%, el Komeito un 3,9% y el PIJ un 0,7%.

Por tanto, se espera que el número de escaños del PLD baje considerablemente tras las elecciones en contraposición a la fuerte victoria lograda por Shinzo Abe en 2017, cuando junto con el Komeito, ocuparon casi dos tercios de los escaños de la Cámara Baja. Fumio Kishida ya ha señalado que el principal objetivo será la consecución de una mayoría simple, algo que apunta a conseguir.

Por Bienvenido Tingyi Chen Weng

Co-fundador del OPAP. Interesado en la política exterior china y del Sudeste Asiático, así como las relaciones intra-Asia Pacífico.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s