Categorías
Artículos China Economía

“Build Back Better World (B3W)”: la nueva iniciativa del G7 para contrarrestar la Ruta de la Seda china

En la reciente reunión en Londres, el G7 lanzó la iniciativa de la Build Back Better World (B3W) para contrarrestar la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) china. El presidente estadounidense, Joe Biden, y otros líderes del grupo de los Siete, esperan que su plan pueda reducir los 40 billones de dólares que necesitan en infraestructura las naciones en desarrollo para 2035, aunque no se han ofrecido unas cifras concretas de inversión.

El objetivo principal del B3W es trazar un plan de infraestructuras que pueda servir como contrapeso a la creciente influencia de Beijing en los países en desarrollo propiciado por la BRI. Lanzado en 2013 en un discurso en Astaná (ahora Nur-Sultán), el proyecto estrella de la política exterior del presidente chino Xi Jinping se ha convertido en un importante impulsor de la infraestructura global, teniendo como objetivo inicial la construcción de carreteras, ferrocarriles, puertos y otras infraestructuras para conectar Asia, África y Europa.

Desde entonces, China ha firmado memorándums de entendimiento (MoU) con más de cien países —incluyendo países occidentales como Italia o Nueva Zelanda—. Según la base de datos de Refinitiv, a mediados del año pasado, más de 2.600 proyectos y 3,7 billones de dólares estadounidense estaban vinculados a la BRI china, aunque el ministerio de Asuntos Exteriores chinos ha señalado que alrededor del 20% de los proyectos se habían visto seriamente afectados por la pandemia de la COVID-19.

La nueva iniciativa liderada por Biden busca indagar en los problemas que han surgido dentro de los proyectos de la BRI, que no han sido pocos. Así, mediante esta iniciativa, Occidente promete una alternativa transparente y verde, más adecuada a la forma de proceder democrática que caracteriza a los países del G7.  

Entre las diferentes críticas que recibe Beijing, muchos acusan a la BRI de ser poco transparente, lo que degenera en la proliferación de la corrupción en lugares donde ya existe una corrupción endémica, principalmente en los países con menos recursos. Uno de los principales ejemplos es Malasia, donde tras la llegada al poder de Mahatir Mohamad en 2018, se descubrió que su antecesor, Najib Razak, había inflado en unos 5.000 millones de dólares los proyectos BRI del país.

Otra crítica se centra en el concepto de la “diplomacia de la trampa de la deuda”, acuñado por el analista indio Brahma Chellaney en un artículo en el que señalaba que el fin último de los proyectos chinos es ofrecer acuerdos insostenibles de deuda para la construcción de infraestructura en países en desarrollo para “facilitar el acceso de China a los recursos naturales o abrir el mercado para sus productos de exportación de mala calidad y de bajo costo”.

En este sentido, Estados Unidos ya ha señalado en varias ocasiones su preocupación por el desarrollo de las deudas públicas generadas por los proyectos de la BRI en países principalmente del continente africano y otros países en desarrollo como Sri Lanka, donde una empresa estatal china obtuvo el arrendamiento para la gestión del puerto de Hambantota por un periodo de 99 años en el año 2017.

Un alto funcionario de la administración de Biden señaló que “no se trata de confrontar o enfrentar a China”, aunque en ningún momento se ha barajado la posibilidad de cooperar con las autoridades chinas en el marco de la BRI. Por tanto, el objetivo final es claro: la B3W no busca paliar el déficit de infraestructuras en el mundo en desarrollo, sino que busca contener el ascenso de China. A pesar de ello, sin duda, la iniciativa de la B3W constituye una gran oportunidad para el mundo en desarrollo, pues supone otra alternativa para obtener la financiación para paliar el déficit histórico en infraestructuras de estos países, algo que ha propiciado un estancamiento continuo en sus desarrollos económicos y sociales.

Sin embargo, dado que no se han ofrecido más detalles de las cifras y del proceder, no está muy claro si esta iniciativa será capaz de erigirse como un gran proyecto mundial de infraestructura, pues la difícil situación económica en los países del G7 derivado de la pandemia de la COVID-19 ha hecho que centren sus esfuerzos a nivel nacional, por lo que es probable que sus aportaciones a la financiación internacional queden limitadas.

La administración de Biden, por ejemplo, ha propuesto grandes proyectos de infraestructura nacional, algo que va a traducirse en una gran expansión de la deuda pública estadounidense. También queda la duda de la capacidad que pueda tener Japón, país que tiene el mayor peso de deuda externa del mundo —con una deuda de más del 250%—, para ofrecer grandes cantidades de dinero y financiar infraestructuras en el exterior.

Por otro lado, hasta el momento, ya se han propuesto varias iniciativas para contrarrestar la BRI china como la iniciativa Blue Dot Network, liderada por la entonces Administración Trump en conjunto con Australia y Japón, o la iniciativa Partnership for Quality Infrastructure, anunciada por Shinzo Abe en 2015. No obstante, ninguna de las dos ha tenido un éxito notable.

En definitiva, estará en manos de los países en desarrollo ser capaces de navegar en la creciente competición entre China —para ascender— y Occidente —para mantener el statu quo— para poder beneficiarse de los incentivos que ambos ofrecen sin tener que elegir bando ni caer en ninguna de las dos esferas de influencia. 

Últimas publicaciones

Por Bienvenido Tingyi Chen Weng

Co-fundador del OPAP. Interesado en la política exterior china y del Sudeste Asiático, así como las relaciones intra-Asia Pacífico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s