Categorías
Artículos China Política Sociedad

La política china de limitación de hijos en 8 preguntas y respuestas

Recientemente, el gobierno chino ha anunciado que aumenta el límite de niños por pareja a tres, tras dos años de continuado descenso en la natalidad. Esta medida se ha tomado después del escaso éxito en el levantamiento de las restricciones que aumentó la famosa política de un solo hijo a dos hijos.  

¿De dónde viene esta política?

A medida que la población de China se acercaba a los mil millones de habitantes a finales de la década de los 70, el gobierno comenzó a preocuparse por el coste que tendría esto en los ambiciosos planes de crecimiento económico que se habían propuesto con la “Reforma y Apertura” de la economía china. Así, en 1980, el gobierno chino introdujo formalmente la política de un solo hijo, aunque con ciertas excepciones. Por ejemplo, a los padres de algunos grupos étnicos minoritarios o aquellos cuyo primer primogénito era discapacitado, se les permitió tener más de un hijo.

¿Cómo se aplicó?

Esta política se aplicó, por lo general, más estrictamente dentro de las ciudades —donde existía una mayor adhesión a la familia nuclear y estaban más dispuestos a cumplir con esta medida— que, en el ámbito rural, donde aún existían extensas familias tradicionales. De esta manera, la aplicación fue en general más intensa en el ámbito urbano que en el ámbito rural, donde fueron más transigentes.

Los métodos que se utilizaron para hacer cumplir esta ley fueron diversos: desde la promoción del uso de anticonceptivos —que estuvieron ampliamente disponibles— hasta el ofrecimiento de diversos incentivos fiscales y económicos para aquellos que cumplieran con la limitación, como el acceso a mejores trabajos. También hubo métodos más duros, sobre todo a principios de los años 80, cuando se practicaron abortos forzosos y esterilizaciones (principalmente a las mujeres).

¿Qué problemas ha dado esta política?

Uno de los principales problemas que han surgido a partir de la política de un solo hijo ha sido el desequilibrio que se ha producido en la proporción de sexos en el país. La tradicional preferencia de las familias por los primogénitos varones ha provocado que muchas mujeres abortaran tras conocer el sexo del bebé. En el año 2017, el ratio de niños nacidos es de 111,9 por cada 100 niñas.

Frente a esto, una de las medidas que se tomaron fue la prohibición del conocimiento del sexo hasta que este naciera el bebé, lo que originó que muchas niñas fueran abandonadas en orfanatos. Es por ello por lo que, por ejemplo, solo se hayan adoptado niñas chinas en España.

Fuente: UNICEF China. Link: https://www.unicef.cn/en/figure-19-sex-ratio-birth-19822017

El resultado es que, actualmente, la proporción de sexos se encuentra en 104,46 hombres por cada 100 mujeres. Estas cifras traducidas a la enorme población china (1.400 millones) supone que haya casi 34 millones más de hombres que de mujeres, es decir, aproximadamente la población total que tiene un país como Polonia.

¿Por qué hay una preferencia por descendientes varones?

La principal razón es que, dentro del pensamiento tradicional chino, cuando un hijo varón se casa, permanece en la familia y es el que debe cuidar a los padres cuando estos sean ancianos —piedad filial—, mientras que las hijas, cuando se casan, pasan a formar parte de la familia de su marido, por lo que es su responsabilidad cuidar a los ascendientes de su nueva familia. 

¿Por qué se amplió la política a dos hijos en 2016?

Dado que la política de hijo único ha envejecido, como es lógico, rápidamente a la población china, el gobierno chino decidió finalizar con esta política que llevaba vigente desde los 80, ampliando la posibilidad a tener dos niños por pareja. Por un lado, los ratios de nacimientos han descendido desde el 20,91% de 1981 hasta los 10,48% de 2019, es decir, han descendido la mitad. Por otro, la expectativa de vida en China ha aumentado considerablemente. En 1950, la media era de 44,6 años, mientras que en 2015 era de 76,34.

¿Solucionará los problemas demográficos el cambio a tres hijos?

Se ha rumoreado durante mucho tiempo que el gobierno chino podría levantar por completo las restricciones, aunque, por el momento, ha preferido ser conservador y únicamente ha relajado más las restricciones ampliando el número de hijos permitidos a tres. Esta medida llega después de que, tras un lustro de vigencia de la limitación a dos hijos, esta no haya surtido ningún efecto para aumentar el número de nacimientos en el país. Al contrario, desde el año 2016, estas cifras han disminuido. En 2016, el ratio de nacimientos se situaba en 12,95%, mientras que en 2019 la cifra descendías hasta el 10,48%.

Fuente: elaboración propia a partir de datos del China Statistical Yearbook 2020

¿Por qué los chinos no quieren tener hijos?

Principalmente por tres razones. En primer lugar, el aumento de los costes de vida en las ciudades chinas hace que sea muy difícil mantener a más de uno o dos hijos. Por ejemplo, la ciudad china de Shanghái tiene un coste de vida superior al de Madrid.

Por otro lado, la población china está otorgando una mayor importancia a su trabajo y a su desarrollo profesional, por lo que retrasan, deciden tener menos hijos o incluso no tener hijos. En este sentido, es muy similar a lo que está ocurriendo en la mayoría de los países occidentales.

En tercer lugar, el aumento de la presión en los niños chinos durante su periodo formativo genera una gran carga de trabajo para los padres. La alta competitividad dentro del mundo laboral chino hace que los niños tengan que formarse lo más ampliamente posible, incorporando numerosas actividades extraescolares a la carga normal de trabajo en la escuela, y teniendo que trabajar muy duro para poder acceder a las mejores universidades del país. Esto tiene tanto un coste económico como de tiempo para los padres, lo que hace prácticamente inasumible y dificulta que las parejas chinas decidan tener más de uno o dos hijos.

¿Cuáles serán los problemas futuros?

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMC), la población china está envejeciendo a mucha mayor velocidad que otros países de ingresos bajos o medios. La proporción de población con 60 años o más se incrementará del 12,4% de 2010 al 28% en 2040. Teniendo en cuenta que, durante décadas, la edad de jubilación se ha mantenido en los 60 años para los hombres y 55 años para las mujeres —aunque el gobierno ya ha hablado de retrasar la edad de jubilación—, el aumento de la expectativa de vida unido a la baja natalidad hace que esto sea totalmente insostenible en un futuro próximo.

Más sobre China

Por Bienvenido Tingyi Chen Weng

Co-fundador del OPAP. Interesado en la política exterior china y del Sudeste Asiático, así como las relaciones intra-Asia Pacífico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s