Categorías
Artículos Asia del Sur Diplomacia India Política

Kautilya: el gran realista indio

Chanakya o Kautilya y su Arthashastra representan la primera gran obra sobre las relaciones internacionales dentro de la India. Aunque haya sido olvidado desde el mainstream occidental, este autor realiza toda una serie de aportes que hoy definiríamos como realistas y que ayudan a aportar otra mirada a las Relaciones Internacionales y a la política exterior india.

Es un hecho que la teoría política, especialmente la concerniente a las Relaciones Internacionales, ha estado tradicionalmente dominada por autores occidentales, dejando en el olvido teorías, pensamiento y doctrinas de otros países, consideradas como “atrasadas” o “inferiores”, todo ello con un discurso orientalista y eurocentrista. No obstante, existen otras muchas visiones sobre las relaciones internacionales que, además de influir en sus respectivas culturas, aportan toda una serie de ideas y perspectivas que enriquecen el debate y que incluso preceden temporalmente a las aportaciones tradicionalmente relacionadas con autores occidentales. En este artículo, vamos a abordar el pensamiento internacionalista de un autor de la rica tradición filosófica hindú, Kautilya y su Arthashastra*.

El Arthashastra es la primera gran obra dentro de la filosofía hindú especializada y que sistematiza los conocimientos de los problemas relacionados con la esfera del Artha –es decir, la ciencia y el arte de gobernar, en contraposición al Dharma o ley sagrada–. Esta obra recopila información respecto al Artha dispersa en otros escritos que se ve aquí reinterpretada en el intento de construir una ciencia del gobierno independiente y diferenciada.

El Arthashastra desapareció alrededor del siglo XII, momento hasta el cual tuvo una gran influencia, y no fue redescubierta hasta principios del siglo XX por Rudrapatna Shamasastry, un sanscritólogo que trabajaba en la biblioteca del Oriental Research Institute Mysore.

No existe una absoluta certeza con respecto a su autoría y fecha exacta, aunque la tradición india la atribuye a Chanakya, también conocido como Vishnugupta o por el sobrenombre de Kautilya, que significa “el astuto” —sobrenombre que le viene como anillo al dedo—. Kautilya fue un brahmán —es decir, la varna** de los sacerdotes— que nació en el siglo IV A.C. en un contexto de fragmentación política en el que el subcontinente estaba dividido en un gran número de reinos y en el que había aún presencia griega como vestigio de las conquistas de Alejandro Magno.

El autor del Arthashastra comenzó trabajando para la dinastía Nanda de Magadha —uno de los muchos reinos—, pero desde este puesto impulsó su derrocamiento en favor de Candragupta, quien instauraría la dinastía Maurya, la cual durante 100 años se extendería por prácticamente todo el subcontinente indio.

Es en este contexto de guerra y de expansión del siglo III A.C. cuando supuestamente Kautilya –que actuaba entonces como superconsejero del emperador– escribió el Arthashastra, libro que, en palabras del propio autor, tiene por objetivo “enseñar la ciencia del Arthashastra, proporcionando una guía para adquirir y mantener el mundo”. Así, aborda todas las cuestiones administrativas inimaginables, desde la educación que ha de recibir el Rey —acercándose aquí enormemente al concepto de virtù de Maquiavelo—, la fiscalidad, la justicia, la utilización de espías o, incluso, la administración de los elefantes reales.

Se podría hablar de la originalidad de muchas de estas cuestiones, pero en este artículo nos vamos a limitar a lo que posiblemente sea más original, su pensamiento internacional.

El pensamiento internacional de Kautilya: el Rajamandala

El relato canónico de las Relaciones Internacionales, en su vertiente realista, se centra, principalmente, en 3 autores, que con sus ideas pusieron las bases sobre esta escuela: Tucídides, Nicolás Maquiavelo y Thomas Hobbes. No obstante, el pensamiento de Kautilya podría encuadrarse perfectamente dentro de esta tendencia e incluso precede a los dos últimos autores mencionados. El autor indio también habla de un mundo anárquico, de todos contra todos, en el que cada Estado ha de aumentar su poder por cualesquiera medios necesarios para asegurar su supervivencia, sin ninguna consideración por valores o aspectos morales. Tanto es así que el famoso politólogo y sociólogo Max Webber llega a afirmar que al lado del Arthashastra “el ‘Príncipe’ de Maquiavelo […] resulta perfectamente inocente”.

Primero que nada, Kautilya considera que existen 7 elementos del poder estatal que todo Rey ha de buscar expandir: El liderazgo político, la buena gobernanza a través de consejeros, la economía, el poder militar, los aliados, las fortificaciones y el territorio y el pueblo.

Con esto en mente, Kautilya desarrolla el Rajamandala o “Círculo de los Estados”, también conocido como “Teoría Mandala“. Este es un modelo de conquista que tiene como objetivo aumentar el poder del Estado, pues existe una relación dinámica entre el poder y el progreso, por lo que aumentar el primero aumenta la propia prosperidad del Estado, evitando periodos de deterioro y estancamiento. Aquí, la premisa principal de este modelo es la de que “mi vecino es mi enemigo natural y el vecino de mi vecino es mi amigo”.

Siguiendo esta idea, Kautilya habla de 12 tipos de reyes. El primero es el “conquistador”, que se encuentra en el centro del modelo y es definido como aquel que, teniendo excelentes cualidades personales y los mejores elementos del poder estatal, realiza una buena política —de nuevo podemos ver el concepto de virtù maquiavélico—; aquel Rey que se encuentre en una posición adyacente a la del conquistador es el “enemigo”; y el Rey vecino del enemigo pero separado del conquistador por este es el “aliado”. Esta cadena continúa en el mismo sentido siguiendo la misma lógica, estando después el “aliado del enemigo”, seguido por el “aliado del aliado”, seguido a su vez por el “aliado del aliado del enemigo”. Por otro lado, en la retaguardia del conquistador la cadena se produce de la misma manera, habiendo un “enemigo de la retaguardia”, un “aliado de la retaguardia”, etc.

Por último, también existe aquel Rey que hace frontera tanto con el conquistador como con el enemigo y que tiene la capacidad de ayudar o de enfrentarse individualmente a cada uno de ellos, que es el “Rey Madhyama” (mediador), y aquel que está situado más allá del territorio del conquistador y el enemigo y que igualmente tiene la capacidad de ayudar o de enfrentarse individualmente a cada uno de ellos, que es el “Rey neutral”.

Esto no significa que necesariamente tengan que existir los 12 Reyes, pero sí que estas son todas las relaciones posibles dentro del modelo. Aquí, la razón de estado de todo Rey que aspire a “conquistador” será el de establecer un Círculo de Estados alrededor suyo, el cual no es constante, sino que va mutando según los cambios coyunturales. Por ejemplo, si el conquistador conquista a su vecino, se produce un cambio completo en sus relaciones con el resto, pasando el aliado a ser el enemigo, el aliado del enemigo al aliado, etc.

El conquistador, apoyándose en sus aliados, tanto frontales como de la retaguardia, ha de hacer uso de la Shadguna Sidhanta o “Política de los Seis Métodos de la Diplomacia” con respecto a los demás elementos del modelo. Estos son: “la paz”, que se basa en entrar dentro de un acuerdo con condiciones específicas con otro Estado; “la guerra”, que se basa en iniciar hostilidades; “estar tranquilo”, que se basa en la indiferencia; “marchar”, que se basa en hacer los preparativos para la guerra; “la alianza”, que es buscar apoyos; y “la política dual”, que se basa en hacer la paz con un Rey y la guerra con otro***.  

Un Rey, siempre guiado por la prudencia, ha de ponderar en relación con el poder de los otros Reyes y elegir, en cada caso, cuál es la política en concreto que le permite aumentar su poder y reducir el de su rival, abandonando un estado de deterioro por uno de progreso y produciéndole lo contrario a su enemigo.

Por lo tanto, Kautilya no elabora aquí un modelo simple de guerra y expansión constante, sino una teoría de juegos en la que la propia estrategia y las diferentes políticas generan muchas formas de interacción que el Rey conquistador puede utilizar para aumentar su poder y prosperidad. Además, elabora un manual en el que trata todos los casos posibles y cómo han de ser abordados. En última instancia, sus métodos y consejos acaban derivando en la conquista del mundo por parte del conquistador, que “ha de disfrutarlo y gobernarlo de acuerdo con sus deberes como rey bajo un Gobierno justo”, siguiendo todas las directrices que marca Kautilya a lo largo de la obra.

Esta teoría encontró una cierta aplicación práctica. Como ya hemos visto, Kautilya actuó como superconsejero del emperador Chandragupta Maurya y, en este periodo, el Estado Maurya inició una conquista por la que adquirió la práctica totalidad del subcontinente. Fue la primera vez que un sólo poder controlaba todo el mundo hindú. Por tanto, esta teoría tuvo una clara influencia política.

Su desaparición y la posterior toma del subcontinente por poderes no hindúes –como el Califato de Delhi, el Imperio Mogol o el Imperio Británico– limitó su influencia posterior. Sin embargo, sus ideas han tenido un gran impacto en la cosmovisión india, habiendo incluso autores que asocian el pensamiento estratégico indio, y especialmente su foco en la autonomía estratégica, al rajamandala. Tanto en así, que el enclave diplomático de Nueva Delhi en el que se alojan la gran mayoría de las embajadas extranjeras recibe su nombre, Chanakyapuri, en honor a él.

Lo que está claro es que Kautilya es el gran realista indio y que algunas de sus máximas como que “mi vecino es mi enemigo natural y el vecino de mi vecino es mi amigo”, entre otras, en parte son asimilables a la India actual, con relaciones complicadas con sus vecinos inmediatos —sobre todo China y Pakistán— y buenas relaciones con los vecinos de éstos —Japón, Rusia, Irán, etc.—. Incluso Marko Junntien ha tratado de explicar la paradoja de los BRICS desde el rajamandala, lo que demuestra la relectura contemporánea que se puede hacer de este modelo.

De esta forma, como claramente nos muestra Kautilya, hay vida más allá del canon occidental, que puede enriquecer tanto el entendimiento de otras culturas como la propia teoría general de las Relaciones Internacionales.

*El famoso internacionalista chino, Yan Xuetong, lleva a cabo un ejercicio similar en su libro Ancient Chinese Thought, Modern Chinese Power en el que examina el pensamiento internacional de algunos de los grandes pensadores chinos como Confucio, Mencio, Laozi, Xunzi… Otro ejemplo es Henry Kissinger en su obra On China, donde lleva a cabo un estudio similar con el pensamiento de Sun Tzu y su Arte de la Guerra.

**Dentro de la estratificación social hindú, existen dos conceptos que dan forma al sistema de castas como son la varna (clase) y la jati (casta). Dentro de la primera existen los brahmanes o sacerdotes, los kshatriyas o aristócratas, los vaisyas o clase mercantil y los sudras o siervos —con los intocables fuera del sistema—. Las jatis se engloban dentro de estas categorías, de una forma mucho más compleja y variada a lo largo del subcontinente indio.

***Dentro de estas políticas existen muchas herramientas distintas al servicio del monarca, donde destaca la red de espionaje. Aquí, Kautilya define una extensísima tipología de espías con toda una serie de tareas como espiar a los propios campesinos y ciudadanos y a los ministros y funcionarios de los distintos departamentos, incluso sonsacándoles cualquier posible intención subversiva por distintos métodos; suprimir las intrigas, deslealtades y subversiones interiores y asegurar la protección personal del Rey ante posibles conspiraciones; provocar intrigas y problemas en otros Estados; y apoyarse en ellos en el seno de la Política de los Seis Métodos de muy diversas formas como por ejemplo efectuar la propia captura o asesinato del Rey rival.

Más artículos

Por Manuel Fernández Illera

Graduado en Relaciones Internacionales con especial interés en Asia-Pacífico, Rusia y el espacio postsoviético, la región MENA y la UE.

Una respuesta a “Kautilya: el gran realista indio”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s